Máscaras: Planifica que algo queda
29 abril

Máscaras: Planifica que algo queda

El primer día nos había dejado felices pero agotados y temíamos que el paréntesis intermedio afectara al ánimo de los protagonistas. Pero no. Los días dos y tres fueron intensivos en concentración, en coordinación y en horas pero, sobre todo… en ilusión.

Como siempre, ahora que casi está acabado, el trabajo duro se convierte en anécdota y, suele ocurrir, son los momentos que más gusta recordar. A pesar de la puesta en común y el repaso individual, de las instrucciones en equipo, y de los refuerzos, se hizo evidente que el guión tenía vida propia. Incluso la habitual locuacidad de Manolo, el protagonista principal, se convertía en austeridad comunicativa tras la palabra acción, poniendo a prueba la paciencia de todos y desbordándonos con su carisma.

Pero lo cierto es que para eso se habían preparado los meses anteriores formando equipo, aprendiendo a interpretar y familiarizándose con las cámaras y los procesos. No se trataba sólo de actuar, trabajaban en “su corto”, el motivo y eje del proyecto Máscaras pero no su objetivo.

Aspronaga ya tenía alguna experiencia anterior con los cortos realizados en 2006, SanatorioMasacre, así que cuando el responsable de Ocio, Iago, nos comentó la idea de repetir, nuestro director (también Iago, ya es casualidad) le planteó la posibilidad de narrar todo el proceso. El tema no podía ser “tan simple”, claro así que no fue una conversación, sino una reflexión en el tiempo salpicada con vivencias y espacios en los que también estuvimos. Porque desde el mismo momento es que te planteas la necesidad de “contar” ya estás formando parte del proceso para construir una nueva realidad.

Nos quedan algunas escenas sueltas y en breve, compartiremos con los protagonistas la presentación pública del corto con su historia de amor y desamor, de recuerdos, de amistad. Una historia… de calcetines.

Después vendrá la historia completa, la que durante meses han ido recogiendo las tres cámaras con las que Iago, Tamara y Anxo, fueron haciéndose cómplices de la realidad, esa que a veces se nos oculta de absortos que estamos con nuestras propias Máscaras. Así que, tiempo tendremos para ir contando y presentando. De momento, así lo iba viendo la cámara de Jose.

 

5 comentarios

  1. Goio, si yo te contara…
    Pero la verdad es que es de estas esencias de penetración lenta y profunda. Vamos siendo más conscientes ahora que empezamos a contar. Es toda una experiencia que estamos deseando compartir. Gracias!! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *