El retorno de “malapeor”
17 agosto

El retorno de “malapeor”

malapeor¿Y qué es “malapeor”? Pues un blog cutrillo, una cosa hecha en blogger que muy de pascuas en ramos actualiza su responsable, el ciudadano Ismael Alonso. Su periodicidad es prácticamente inexistente, su conexión con la realidad resulta tangencial en el mejor de los casos. Años después de haberlo abierto su banner se escapa al ancho de la plantilla, y ni siquiera ha incluido bonitos widgets laterales para que veas marcada en un mapamundi la situación de los lectores.

Con todo, el retorno de “malapeor” es siempre una gran noticia, porque en realidad este blog nació con una única finalidad: poner los dientes largos de manera sana. El Sr Alonso y la Sra Baena, casi una pareja de libro, tienen, desde siempre, la mala costumbre de consumir sus vacaciones ejerciendo de viajeros. Ni de turistas ni de mochileros: de viajeros. Preparan los itinerarios geográficamente, pero también etnográficamente, y durante varias semanas se dedican a acumular mil anécdotas imposibles, cosas que a veces parecerían pura ficción si no existieran pruebas gráficas. Y es que, para colmo, siempre proporcionan grandes instantáneas y mejores relatos.

Desde que en 2007 fueron a Guatemala (de ahí el nombre) este blog se convirtió en el reposadero de impresiones al aire de posteriores viajes. Previamente había hecho lo propio con sus experiencias alemanas y vietnaminas, pero finalmente Malapeor recoge apuntes de Mexico, Egipto, Laos, Uzbekistán… Y este año retornan a terrenos más o menos conocidos: Tailandia y Birmania. No se sabe cuando podrán actualizar o tuitear, porque no se apuran por recalar en modélicos hoteles con wifi, así que un aviso de novedades supondrá, casi con toda seguridad, una ocasión de fábula para seguir envidiando a este par de condenados, esa prueba de que aun existe gente con vocación de descubrir en el actual infierno de los touroperadores.

 

2 comentarios

  1. Nueva forma de confirmar lugares a los que me gustaría visitar, o no. Me encantan estas iniciativas pequeñitas, personales, simples y que aportan mucho más de lo que se espera.

    Pues no está tan “chungo” el blog…

  2. Desde luego lo que no haría es probar alguna de las delicatessen de las que incluyen foto. Lo de los saltamontes salteados, o lo del alacrán no me resulta nada apetecible.

    Había leído, y me había gustado mucho, el post Objetivo Birmania. Y las fotos dan envidia. 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *